jueves, 14 de febrero de 2013

Sobre las observaciones y los observadores

Ser experto en lo desconocido, requiere serlo en lo conocido

Por: Rubén Tesolin

El autor del presente blog "Fenómenos del Cielo" es técnico especialista en diversas áreas de Electrónica, como en la de Instrumentación electrónica y dentro de sus intereses está la Meteorología, habiendo realizado el curso titulado "Backyard Meteorology: The Science of Weather" dictado por el catedrático Prof. John Huth del Radcliffe Institute for Advanced Study de Harvard University, correspondiente al Programa de extensión universitaria de la Universidad de Harvard.



El Enfoque teórico


La dificultad de la correcta identificación de los fenómenos aéreos extraños y de los objetos voladores no identificados.
Lo anterior ha sido desde siempre el argumento más utilizado por los expertos, para desacreditar y hasta ridiculizar las observaciones producidas por personas neófitas en la materia.

Donde un profano ve una luz cegadora a elevada velocidad, un licenciado en ciencias atmosféricas vería un rayo esférico; donde un civil ve un aparato extraño volando, un ingeniero de la fuerza aérea vería un prototipo clasificado; donde un campesino ve una nube rígida en forma de cigarro, un experto meteorólogo vería un tornado que no tocó tierra. Y así, se podría continuar una larga serie de dualidades comparativas.

La conclusión es, que los especialistas en ciencia y tecnología, ante un fenómeno aéreo desconocido, creen que deben tener siempre una respuesta, aunque la misma no sea congruente con la realidad observada y ante las descripciones de los observadores no especialistas, sólo aplican el criterio de que al no poseer los conocimientos apropiados, sus observaciones deben ser automáticamente descalificadas e invalidadas.

La investigación del fenómeno OVNI es más que una investigación detectivesca, en ella intervienen diversos factores; no sólo los hechos y las evidencias, sino también factores inherentes a los testigos y protagonistas como son las creencias. Siguiendo esta línea de pensamiento, el buen investigador debería en primer lugar determinar qué entorno rodea al testigo y en qué contexto se desarrolla su actividad, con lo cual se aplicaría un filtro que pondría en evidencia sus creencias, para que las mismas no interfieran con el relato fidedigno de su experiencia frente al fenómeno observado.

Fenómeno de origen desconocido que impacta en la consciencia del testigo, por lo cual se debe estudiar también lo que experimenta el protagonista con posterioridad al suceso, investigando no sólo los hechos, es decir la casuística, sino además concentrándose en el comportamiento del testigo, haciendo preguntas metódicamente y evitando inducir y condicionar en sus declaraciones; manteniendo el nivel de ideología en cero para que lo recepcionado del testigo no impacte en el sistema de creencias del investigador.

Completando los factores involucrados en la investigación, no es menos importante la actuación del propio investigador; éste debe mantenerse en una total imparcialidad, y no dejar que sus propias creencias, como también su favoritismo por alguna hipótesis explicativa pueda enturbiar el estudio del caso, cometiendo en tal sentido un error involuntario. Lo anterior ha ocurrido en muchos casos, pero lo peor es que ha ocurrido en forma deliberada cuando ciertos investigadores y estudiosos de la temática OVNI han inducido, condicionado e influido en las declaraciones del testigo para acomodar el caso en beneficio de sus propios intereses como investigador. Y esto es aplicable tanto a los investigadores creyentes, como también a los investigadores escépticos y pseudoescépticos.

El Método Científico no está limitado a los científicos profesionales, toda persona que sigue un esquema de razonamiento basado en hechos de experiencias observables para encontrar las explicaciones correspondientes y susceptibles de pruebas experimentales, está cumpliendo rigurosamente con dicho método.

El fundamento empírico de indiscutible objetividad, son los informes generados por el testimonio de los testigos y protagonistas; se podrá dudar de lo expresado en algunos informes, pero no se puede dudar de la existencia de los mismos cuando son perfectamente verificables. Dichos testimonios pueden ser estudiados como simples datos de hechos y evidencias, por consiguiente, pueden ser sometidos a una elaboración específica y estadística, siguiendo la metodología y procedimientos para el tratamiento y procesamiento de la información.

La principal característica sobre la controversia de los OVNI es que estamos ante un fenómeno en que nadie se pone de acuerdo sobre la forma en que se produce, se llega a un punto sin salida, existen muchísimos datos sobre los que no se puede hacer nada, falta un eslabón de la cadena con el que se logre enlazarlo todo. Los investigadores y estudiosos del fenómeno OVNI tienen el mismo pensamiento: por qué los datos mencionados están ocultos y cuál es la razón por la que se los esconden. Quizás para ocultar un prototipo de aeronave, o quizás para ocultar un test de propagación del rumor, o quizás para ocultar un experimento sociológico de gran magnitud, o en último lugar ocultar algo de origen extraterrestre que sería de gran interés para las potencias líderes de nuestro planeta.

A lo largo de las décadas, -desde el mismo comienzo contemporáneo del fenómeno-, se han planteado distintas hipótesis para explicar el posible origen del Fenómeno OVNI, a continuación se detalla sin orden cronológico, un listado de las mismas:

* hipótesis fenómenos atmosféricos
* hipótesis objetos mal identificados
* hipótesis extraterrestre
* hipótesis del mundo submarino
* hipótesis intraterrestre
* hipótesis marciana
* hipótesis extradimensional
* hipótesis viajeros del tiempo
* hipótesis universos paralelos
* hipótesis militarista
* hipótesis del folklore autóctono
* hipótesis geofísica
* hipótesis psico-cultural
* hipótesis armas secretas
* hipótesis interdimensional
* hipótesis reduccionista
* hipótesis metafísico-evolutiva
* hipótesis paranormal
* hipótesis psicosociológica
* hipótesis del inconsciente colectivo
* hipótesis hipnagógica
* hipótesis del sistema de control
* hipótesis de la distorsión

Para resolver cada caso del Fenómeno OVNI, se debería aplicar una metodología científica. La Ciencia no sólo comprende a las ciencias exactas, sino además a las ciencias naturales y a las ciencias sociales, por lo cual están perfectamente habilitadas todas las hipótesis que aparecen en el listado expuesto. De este conjunto de hipótesis se puede utilizar una o más para intentar resolver cada caso OVNI en particular.




Arriba se puede apreciar un diagrama donde se combinan tres hipótesis para resolver un caso de altísima extrañeza: el círculo (C) representa la "hipótesis de la distorsión" con una Entrada que representa el estímulo que recibe el testigo, esta señal actúa sobre el triángulo (A) que representa la "hipótesis del sistema de control" y en donde residiría el denominado "agente externo" de la teoría de la distorsión, luego la señal es realimentada por el rectángulo (B) que representa la "hipótesis del inconsciente colectivo" en donde residirían los "elementos subjetivos" tanto individuales como grupales; en consecuencia, existiría un estímulo que desencadenaría la presencia de un arquetipo, esta señal terminaría ingresando en el círculo (C), con lo cual se generaría la distorsión amplificada; por último en la Salida se obtendría la "distorsión" propiamente dicha, demostrándose de esta forma que el inconsciente colectivo adoptaría la función de agente externo con respecto a la psiquis de el o los testigos; -entendiendo por psiquis al conjunto de procesos de la mente humana-, y que impulsaría el sistema de control de índole natural inherente a la naturaleza humana.

El planteo antes expuesto puede ser la base del siguiente postulado: 
"Dadas dos o más hipótesis orientadas en un mismo sentido conceptual, pueden integrarse en una sola hipótesis general tendiente a lograr la unicidad de criterios".
Este ejemplo simple es sólo demostrativo de la metodología que se podría implementar, de tal forma que con una hipótesis o varias debidamente combinadas se intentaría llegar a la solución de un caso particular y se podría lograr una alta probabilidad de resolución satisfactoria de los casos planteados.

Finalmente, para completar este enfoque teórico, se presentan unas simples leyes que todo ufólogo debería respetar, si se considera a sí mismo como un investigador serio y responsable.

Leyes del Ufólogo

1ra. Ley: Todo ufólogo debe tener una formacion científica básica y contar con una aceptación elemental de temáticas como filosofía, psicología, sociología y religión.

2da. Ley: Todo ufólogo principiante o experto debe mantenerse en el punto medio, equidistante de los extremos absolutos del escepticismo y la credulidad.

3ra. Ley: Todo ufólogo, cualquiera sea su nivel mediático, no debe caer en el error del caso perfecto, si consciente o inconscientemente perdió su imparcialidad.


En resumen, de acuerdo a este enfoque teórico, una correcta investigación del fenómeno OVNI debe estar sustentada por cuatro aspectos fundamentales: los hechos, las evidencias, las creencias y las hipótesis. Si se cumplen con estos requisitos, y dentro de un marco metodológico racional, quizás con el tiempo, actuando mancomunadamente, dentro de un debate honesto y productivo, los investigadores creyentes y escépticos logren dilucidar en forma definitiva el origen del Fenómeno OVNI.



El Enfoque práctico


Un marcado aumento en la actividad OVNI en 1978 había obligado a la Academia de Ciencias de la URSS a aceptar un programa de investigación de fenómenos atmosféricos anómalos. El nombre de código para este programa era SETKA-UN (Academy of Sciences Net, o AS-NET).

El primer acto del SETKA-UN resultaría en una aprobación oficial de "fenómenos atmosféricos anómalos” como término descriptivo en lugar del vedado “objetos voladores no identificados".

Las restricciones de la censura en el tema OVNI fueron eliminadas en 1989. El Ministerio de Defensa emprendió un programa similar, bajo el nombre de SETKA-MO (Ministerstva Oboroni Set). Eduard A. Yermilov, distinguido científico ruso del prestigioso Instituto de Ciencia e Investigación en Radio-Física había participado del programa SETKA (aka Galaktika-AN).






Según A. Plaksin, un experto del Ministerio de Defensa de la Federación Rusa, y primer participante destacado del programa SETKA, Borisoglebsk, localizada en la región de Voronezh, es una de las zonas más activas de avistamientos OVNI. Una comisión militar especial fue creada en los años ochenta para estudiar específicamente a los OVNI en el área (los objetos vistos e informados por los observadores militares variaban en tamaño desde el de una pelota de tenis a doscientos metros largo, y maniobraban a velocidades que iban de 0 a 600 km/h a altitudes de 0 a 20 km).

Yermilov (según el famoso investigador ruso de fenómenos paranormales Mikhail Gershtein, que tiene mucha documentación de SETKA) informó que el 26 de mayo de 1982, durante la pérdida de comunicaciones con un avión MIG-21 y su subsiguiente desaparición, un OVNI fue avistado a una altura de 1500 metros. Fue organizada una operación de búsqueda y recuperación, y en forma sorprendente, el 27 de mayo, mientras el equipo de búsqueda (integrado por los sargentos A. Panyukov y Y. Kunin) caminaba en un claro de la zona forestal de Povorino, observaron una supuesta entidad humanoide, que llevaba una vestimenta plateada. Después de que la entidad huyó del lugar del incidente, los protagonistas del caso vieron una explosión detrás de los árboles y el vuelo de un objeto luminiscente que dejó una estela ligeramente luminosa; el objeto desapareció detrás de los árboles y no se lo volvió a divisar, según increíbles declaraciones de los testigos.

Desde la época de la URSS y en la actual Rusia, la investigación de las fuerzas armadas sobre los OVNI, ha tomado el rumbo expuesto. Se estudia abiertamente a los fenómenos atmosféricos anómalos. Esta terminología permite investigarlos en un marco científico y responsable; pero lo que surja de tales investigaciones, --ejemplificado en el caso relatado anteriormente--, como ocurre siempre, dependerá del factor humano.

El mejor ejemplo de lo antedicho, con el máximo control sobre el factor humano, lo lleva adelante en la actualidad, el GEIPAN (Groupe d’Études et d’Information sur les Phénomènes Aérospatiaux Non Identifiés), un organismo oficial integrante del Centre National d’Études Spatiales (CNES) de Francia.






“A partir del año 2007 el GEIPAN comienza a explicar casi todos los casos. Este año (2016) han llegado a dar respuesta al cien por ciento (100 %) de los casos" ha declarado el Comodoro (RE) Rubén Lianza en la primera conferencia pública, titulada “Metodología de la Investigación de Fenómenos Aeroespaciales” de la CEFAe (Comisión de Estudio de Fenómenos Aeroespaciales), la oficina dedicada a la recopilación e investigación de informes de presuntos OVNIs, de la Fuerza Aérea Argentina, que fue dictada en el Centro Cultural de la Ciencia (C3), dependiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la ciudad de Buenos Aires.


Debe destacarse de la Conferencia, las siguientes declaraciones:

“Si el 95% de los casos corresponden a IFOs (Objetos Voladores Identificados) ¡eso es casi todo!. El ufólogo uruguayo Willy Smith (creador del Proyecto UNICAT con J.A. Hynek) decía que la ufología sólo debe estudiar ese residuo, pero si es así ¿quién estudia el 95% restante? ¿quién identifica esos casos?”.

“He conocido ufólogos, incluso extranjeros, que confunden satélites espejados geodésicos con objetos extraordinarios, como es el caso del satélite Ajisai japonés”.

“El 95% de los casos ovni resultan ser interpretaciones honestas pero erróneas de causas ordinarias, que los testigos, desde el primer momento, toman por extraordinarias”.






“El testimonio sin evidencia física es absolutamente inútil. Se ha pretendido lo contrario durante décadas y así estamos: el relato de un testigo nunca será condición suficiente. La percepción humana es engañosa y falla. La prueba física, en cambio, puede ser condición necesaria y suficiente. Una foto o un video son registros que podemos analizar, lo demás son anécdotas”, concluyó.

El Comodoro Lianza (piloto militar, con una licenciatura en Sistemas de Defensa Aeroespacial, marcada orientación a la Astronomía y formación científica) y su equipo, separan las especulaciones de los datos y se limitan a analizar los casos que llegan al e-mail del CEFAe. Sus herramientas son el Googlemaps, planetarios digitales y el software necesario para identificar desde lluvias de meteoritos a la reentrada de chatarra espacial, desde planetas hasta cualquiera de los 17.000 satélites que pueden seguir los asociados al NORAD, como los Iridium, cuyo destello, o mejor dicho, el destello de 110 de sus satélites, son causa constante de confusiones. Lamentablemente sobran las historias y faltan las pruebas, pero eso no les impide desear un mayor presupuesto para incorporar el paquete de software Ipaco, desarrollado por Francoise Louange, Antoine Cousyn y Geoff Quick para analizar imágenes no identificadas.



El Enfoque histórico


Desde los comienzos del fenómeno OVNI la terminología empleada fue la de "platillo volante" y posteriormente la de "objeto volador no identificado", que se difundieron en todos los idiomas.
La USAF emitió el informe conocido como Informe Final del Proyecto Sign, en 1949, en el cual se indicaba que:

"Project Sign's final report, published in early 1949, stated that while some "flying saucers" appeared to represent actual aircraft there were not enough data to determine their origin. However, prior to this final report, Sign officially argued that "flying saucers" were likely of extraterrestrial origin, and most of the project's personnel came to favor the Extraterrestrial Hypothesis."






El Proyecto Sign declaraba que: de los casos investigados se concluye que los objetos observados responden a características artificiales y la explicación más adecuada correspondería a vehículos dirigidos por seres inteligentes y que serían naves extraterrestres. Entonces, desde los investigadores improvisados e irresponsables hasta los investigadores serios, asumieron dicha posibilidad y la tomaron como válida.
Luego se iría gestando la era de los "contactees" que terminó por darle el golpe de gracia a la emergente "ufología", la cual nunca más pudo ser considerada como incipiente ciencia, fuera lo que fuese, que lograse descubrir.

A partir del Informe Final del Proyecto Sign, para la opinión pública, hablar de "platillo volante", "objeto volador no identificado" o de "nave extraterrestre" era equivalente.

Desde los últimos años, para cambiar esa tendencia, los organismos oficiales de todo el mundo, (como las comisiones de las fuerzas aéreas de varios países), comenzaron a utilizar una terminología distinta: la de "fenómenos aéreos anómalos".
De tal forma, se han conseguido nuevos resultados, en el sentido de que el concepto de: objetos artificiales desconocidos, se ha cambiado por el de: fenómenos naturales desconocidos.

A pesar de todo lo anterior, es innegable, que en el cielo sobre todos los países, seguirán produciéndose fenómenos inexplicables, y tanto podrán ser fenómenos naturales como también naves alienígenas. Todo es posible, dependiendo de la óptica con que se lo mire y quien sea el que lo mire.






En general, y esto es concluyente, de la amplia gama de los fenómenos atmosféricos extraños, no todos son objetos voladores no identificados; y en el mismo sentido, de la amplia gama de los objetos voladores no identificados, no todos son objetos de origen extraterrestre.
Lo anterior es un concepto de lo más importante, porque la opinión pública, es decir, el público en general, opina todo lo contrario, porque al hablar de OVNI asume inmediatamente que se trata de naves extraterrestres; en tal sentido el trabajo del investigador debería centrarse en desmontar esta mitología moderna.

En el Enfoque teórico se presentó un listado de todas las hipótesis que se han postulado hasta la actualidad y como se puede apreciar en este Enfoque histórico no se ha aplicado ninguna metodología de investigación orientada a las mismas, ni por organismos oficiales o entidades privadas.
En franca oposición a lo expresado anteriormente, todos los casos, por lo tanto, podrían explicarse aplicando alguna de estas teorías en forma individual o combinada, con lo cual seguramente se resolverían todos ellos; sólo se requiere el empleo del Método Científico y la aceptación de todas ellas para intentar dilucidar cada caso de alta extrañeza en particular. Porque cuando se habla de investigadores serios se debería hablar, en realidad, de investigadores imparciales y científicos.






El Pentágono finalmente admite que investiga la presencia de OVNIs

El Pentágono finalmente pronunció las palabras que siempre evitó al discutir la posible existencia de Ovnis, "fenómenos aéreos no identificados", y admitió que está investigando una serie de informes sobre ellos. Lo confirmó un portavoz del Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

En una declaración proporcionada exclusivamente a The New York Post, un portavoz del Departamento de Defensa dijo que una iniciativa secreta del gobierno llamada Programa Avanzado de Identificación de Amenazas Aeroespaciales (AATIP), "perseguía la investigación de fenómenos aéreos no identificados", pero que fue cerrada de manera oficial en 2012.

"El Departamento de Defensa siempre está preocupado por mantener una identificación positiva de todos los aviones en nuestro entorno operativo, así como por identificar cualquier capacidad extranjera que pueda ser una amenaza para la patria", señaló. Y agregó: "El Departamento continuará investigando, a través de procedimientos normales, los informes de aeronaves no identificadas encontradas por aviadores militares de Estados Unidos, para garantizar la defensa de la patria y la protección de nuestra nación", concluyó el vocero del Pentágono.

En 2017, The New York Times había revelado que el Pentágono llevaba años financiando el Programa de Identificación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas y que entre 2008 y 2011, fueron destinados 22 millones de dólares  para financiar dicho programa.



**********


Conclusión


Con seguridad, si se investiga caso por caso convenientemente, sin preconceptos y prejuicios, una o más de las hipótesis enunciadas en el listado ya mencionado al comienzo de este artículo, resolverá cada caso en forma concluyente. El único requisito es que se aplique, indefectiblemente y sin omisión, el Método Científico, que de tal forma quizás se logre la solución definitiva para determinar los orígenes del Fenómeno OVNI.






**********



A 50 años del famoso Informe Condon

La incredulidad generalizada entre el público hacia el famoso estudio de la Universidad de Colorado, alentada en parte por las disputas internas del proyecto.

El contrato entre la universidad y la USAF (Fuerza Aérea de Estados Unidos) había sido firmado el 6 de octubre de 1966, iniciándose así un proyecto que buscaba acallar las peticiones de una investigación del fenómeno OVNI realizada por científicos civiles.

Después de dos años de estudio, los resultados del informe se hicieron públicos en enero de 1969, revelando las negativas conclusiones de su director en referencia a los OVNIs.

"Nuestra conclusión general es que en los últimos 21 años nada se ha obtenido del estudio de los OVNIs que haya ampliado el conocimiento científico. La consideración cuidadosa del registro que está a nuestra disposición nos lleva a concluir que un estudio adicional de los OVNIs no puede ser justificado con la expectativa de que la ciencia obtendrá adelantos de ello".






El Dr. Edward Condon expuso estas conclusiones a pesar de que alrededor de un tercio de los 91 casos discutidos o analizados en el informe no habían podido ser explicados. La publicación del estudio conllevó el cierre de las investigaciones oficiales de la USAF en diciembre del mismo año.

A pesar de estar plagado de luchas internas y controversia, la conclusión del proyecto — que todos los objetos voladores no identificados tenían explicaciones prosaicas — ha sido citada como un factor clave en los niveles generalmente bajos de interés en los OVNIs entre la mayoría de los científicos y académicos de las corrientes principales.

En su negativa crítica al Informe de Condon, el astrónomo J. Allen Hynek esperaba que la reputación de Condon no fuera trivializada por el Informe sobre los OVNIs, escribiendo: "Es lamentable que, casi ciertamente, la historia popular en adelante asociará el nombre de Dr. Condon con los OVNIs, y sólo la historia arcana de la Física le recordará en su verdadero lugar y registrará su brillante carrera en contribuir a la comprensión de la naturaleza del mundo físico. Los OVNIs no pueden arrebatarle estas contribuciones, a pesar de que su trabajo con este problema es análogo al de Mozart produciendo una obra comercial sin inspiración, indigna de sus talentos."

A pesar de haber transcurrido 50 años del Informe del Comité Condon de la Universidad de Colorado, no ha cambiado sustancialmente la conclusión de dicho estudio, esto es porque nada se ha descubierto sobre el Fenómeno OVNI y esta temática sigue igual que entonces.

Haciendo un poco de historia, la década del 40 estuvo dominada por el miedo a las invasiones, pensamiento evidentemente condicionado por lo vivido en la Segunda Guerra Mundial; la década del 50 fue dominada por los contactados, siendo el origen de la cultura platillista y la década del 60 dominada por los llamados encuentros con humanoides que generó la creencia en los alienígenas.

Décadas de falsas creencias y visiones subjetivas hicieron que se construyera inconscientemente una nueva mitología: la de los objetos voladores no identificados. Los fenómenos aéreos desconocidos, que en un comienzo fueran denominados "platillos voladores" se convirtieron en "naves alienígenas tripuladas por seres extraterrestres", concepto que quedó grabado en la cultura popular, concepto basado en deducciones sin ningún fundamento ni pruebas que las avalen; por eso a pesar del transcurso de 50 años no se tiene evidencia alguna de la visita extraterrestre al planeta Tierra, pero sí evidencia que por un efecto psicosociológico de masas, se atribuyera a vehículos aéreos terrestres y a fenómenos atmosféricos inusuales, en ambos casos desconocidos por el público en general, la condición de naves del espacio exterior.


**********